Las 4 claves infalibles para reconocer un panettone artesano

 In Sin categoría

Seguro habéis probado uno panettone alguna vez: de chocolate, de fruta confitada y pasas, quizás incluso de algún ingrediente algo más exótico. Pero, ¿sabríais reconocer un buen panettone hecho con masa madre, de uno industrial? Los que habéis tenido esta suerte, sabeo que no hay comparación entre unos y otros: los aromas y la textura sedosa del muelle, que se deshace cuando la separamos entre nuestros dedos, forman parte de su ADN.

No os preocupéis si no sois unos expertos, os daremos las 4 claves básicas porque podáis identificar un panettone artesanal, y sepáis diferenciar un panettone auténtico de sus imitadores.

La masa madre
La masa madre es el elemento que marca la diferencia entre los panettones artesanales y los industriales. La masa madre es uno fermento compuesto de harina y agua que no contiene ningún tipo de levadura añadida. Se trata de una masa viva y se tiene que ir refrescando para que conserve todas sus propiedades. Este tipo de fermentación aporta un sabor y aroma especial a la masa del panettone y ayuda a controlar su acidez. Así pues, sin masa madre no hay panettone artesano.

El tiempo
Desconfiad de los panettones exprés. Uno de los trucos para conseguir un pannettone de los buenos es el tiempo. Elaborar un panettone tradicional y artesanal puerta, como mínimo, tres días. Desde que se empieza a elaborar la demasiada madre y hasta que lo panettone está frío y listo para comer pasan, nada más y nada menos, que 72 horas. La única manera que lo panettone tenga sus característicos alveolos es habiendo reposado el tiempo reglamentario. Los alveolos son una muy buena pista.

Ingredientes de primera calidad
Lo panettone se elabora con ingredientes básicos. Tan solo harina, azúcar, huevos y mantequilla. Por lo tanto, es imprescindible que sean de primera calidad porque el resultado sea excepcional. Huevos frescos, mantequilla de primera calidad y harina de fuerza con una elevada proporción de gluten que dé elasticidad a la masa.

Hay que colgarlo boca abajo
Seguro que en más de una ocasión habéis visto la imagen de un obrador tradicional con un montón de panettones colgados cabeza abajo. En efecto, después de pasar por el horno, hay que colgarlos cabeza abajo durante 4 o 5 horas, hasta que se enfrían del todo. Este paso es imprescindible porque no pierda su bonita forma de cúpula después de pasar por el horno. Desconfiáis si tiene una forma extraña.

Tomad nota de los consejos para que no os den ‘gato por liebre’ esta Navidad.

Recommended Posts
mona de pasqua